domingo, 13 de marzo de 2011

De familias

http://www.sopitas.com/site/101958-y-con-ustedes-el-hombre-con-la-familia-mas-grande-del-mundo/

jueves, 19 de agosto de 2010

Zoo

Rodolfo y Otilia fueron al zoológico un miércoles. Les costó mucho trabajo estacionar el carro de ella, aunque al final logró la paralela perfecta. En intentó de hacerla sentir mejor de dijo a Otilia que si se dice tanto que las paralelas nunca se unen, su auto y la banqueta de unirse no les tocaría verlo. Rodolfo, como de costumbre, nunca estaba de acuerdo con lo parecidos que encontraba Otilia entre las personas y las cosas con animales. Era un día en que pocas personas visitaban, Rodolfo no dejaba de pensar que era la posibilidad para que hicieran algo en los jardines al final del zoológico, lo que no pasó. Otilia disfrutaba la visita, compartía un gusto con él, y no creía que ellos tuvieran que imitar a animal alguno teniendo relaciones sexuales. Pensaba ella que iba a un lugar donde podría observar a otras especies teniendo actos sexuales, sí, pero no para que ellos fueran parte de los observados. Saliendo de ahí fueron al cine, en la fila Rodolfo agradeció a Otilia que llevara falda, pero dentro de la sala, cuando iniciaba la película, ella se negaba a que incluso el tocara su rodilla y le cuestionaba sobre si el creía que cualquier lugar oscuro era propicio para tocarse. Rodolfo lo negaba, aunque por dentro aceptaba aquello. Se despidieron en el centro de la ciudad, ella se fue en su automóvil y él deambulo un rato por la ciudad. Pensaba si realmente era un primate en temporada de celo, en sí le habría hecho a Otilia ese día. Sacó el celular y le mandó un mensaje en el que era esquivo, pero se disculpaba, parco y la invitaba a cenar en un restaurante para resarcir el daño y su comportamiento. Sabía por una revista del consultorio del ginecólogo de Otilia que la comida italiana es un afrodisiaco natural, esperaba comprobarlo cuando ella aceptara la invitación.

martes, 27 de julio de 2010

Encuentro


Manejan los dos el automóvil, ella lleva la mano en la palanca de velocidades, alternadamente alguno de los dos dice cambio para que él meta hasta el fondo el cloutch y ella haga el cambio de velocidad. Se han equivocado algunas veces, el ha sacado el pedal antes o ella se ha retrasado al mover la palanca, pero la costumbre y repetición continua ha permitido lograr la sincronización. Al bajarse del auto ambos comprueban que este cerrado, que la alarma suene correctamente. Las cuatro manos se ocupan y suben al cuarto. Ella abre la puerta y el prende la luz, cada uno va a diferentes zonas del cuarto. Caminan sincronizados, deciden al tiempo y saben que decidirá el otro, por lo menos en esa zona no existen problemas, ni siquiera se han preguntado a dónde se dirigían al verse y al llegar al lugar a ninguno de los dos le ha sorprendido. Casi autómatas van avanzando sobre la noche, si suena alguno de los dos celulares cualquiera de los dos podría responder el mensaje que llegara o decidir que hacer con el asunto. Se desnudan, se tocan, se indican qué es lo que quieren y cómo, el tiempo, si alguno de los dos mueven la mano por encima del hombro el otro no reacciona, sino que complementa el movimiento y el ballet no deja de tener sentido. No hay ruido o movimiento gratuito, no pasa nada en ese lugar que antes no se haya soñado o platicado. Ella desde siempre mantiene ciertos rituales naturales, él no lo sabe, cree que desde que se encontraron fueron decidiendo sobre el camino y que el camino que recorrían era nuevo. Sin embargo, no deja de ser nuevo, siempre hay modificaciones que los dos agradecen y en el caso desaprueban inmediatamente, pero no se detienen. La calma llega pasada la media noche, lo siguen decidiendo sin dudar, empiezan a intercambiar palabras, siempre hay temas pendientes, para cuando lleguen al último tema sabrán, antes de terminarlo, que es momento de continuar el movimiento. Más tarde volverán a la calma y soñarán uno con el otro y sabrán que hay que hacer después de despertar, antes de volver al carro. Al salir del lugar nuevamente las instrucciones para cada uno de los dos están dadas desde hace tiempo, ninguno de los dos pondrá resistencia, saben por que lado caminar, saben cual es el recorrido de regreso, que luces amarillas van o pueden pasar y cuales no. Nuevamente ella mantiene un mismo ritual como lo ha hecho con todos, una serie de sincronizaciones, pero siempre diferentes dependiendo del hombre en cuestión. Al terminar el encuentro saben que se dirán, que se solicitarán, no hay sorpresas.

Hallan fósil de ballena carnívora en Perú

Científicos descubrieron los restos fosilizados de una antigua y temible ballena con enormes dientes, que habría existido hace 12 millones de años, en el desierto de Ica, en Perú, informó la revista especializada Nature.

La criatura, llamada Leviathan melvillei, mide más de 17 metros de largo y habría sido similar a la actual ballena cachalote, pero sólo en términos de tamaño y apariencia, ya que la primera era depredador agresivo en contraste con la relativa pasividad de la segunda.

El doctor Christian de Muizon, director del Museo de Historia Natural en París, explicó que la ancestral ballena podría haber cazado animales marinos de gran tamaño como delfines, focas e incluso otras ballenas de hasta ocho metros de largo.

"Fue una especie de monstruo marino, que al mismo tiempo en las mismas aguas nadó con otra temible criatura, un tiburón gigante, de unos 15 metros de largo. Es posible que pudieran haber luchado entre sí", indicó el científico.

El cráneo fosilizado de la criatura, de tres metros de largo, fue hallado por los investigadores en el sur de Perú en 2008 y descubrieron el resto de la estructura ósea, "era una ballena muy grande, un cachalote gigante con enormes dientes", refirió.

Los dientes estaban en la mandíbula superior e inferior y eran más del doble de la longitud y el diámetro de los que tienen las ballenas de esperma, que sólo los tienen en el maxilar inferior.

Los científicos desconocen la razón por la que se extinguió este tipo de ballenas, pero especulan que la ecología y el medio ambiente se transformaron y la criatura tuvo que cambiar sus hábitos alimenticios.

El descubrimiento de los restos fósiles de esta enorme ballena sugiere que el Leviatán, un monstruo marino mitológico, es mucho más que un mito y una leyenda, indicaron los investigadores.

Artículo original en inglés Nature

Ver video del descubrimiento: Nature

Ballenas

El cruce de dos avenidas, cada una de ellas con tres carriles. Otilia manejaba en dirección al oeste, estaba pendiente de los automóviles a los costados, los del frente y los de atrás porque casi nadie frena al ver un amarillo. Escuchaba desde hacia unos segundos una patrulla que no había localizado. El verde parpadeaba y estaba a un segundo de pasar a amarillo, se percato de la patrulla a su costado izquierdo y la vio pasar de ese carril por enfrente de ella, casi rozando su automóvil, hasta el carril derecho. La patrulla mantuvo la velocidad y Otilia metió el freno al fondo, el rojo apareció sin problemas. La patrulla freno en falso y acelero para estrellarse contra un carro gris. Después de escucharse el golpe, Otilia lo alcanzó a ver todo, cuatro mujeres policías se bajaron con armas largas y pistola en mano. Temió que empezaran a dispararse, se acostó en el asiento del copiloto, no escuchó nada y al volver a su posición se dio cuenta que otra mujer no había escuchado la patrulla y que había sido un accidente no una emboscada como lo temía. No hubo disparos.

Del automóvil se asomaron un par de pistolas y un arma larga. Las armas apuntaron contra las uniformadas y empezaron a disparar. Otilia pensaba en la veintidós que tenía en la cajuela de guantes. Las policías reprendieron fuego. Otro carro apareció atrás. También se estrello contra el carro desde donde se iniciaron los disparos. También dispararon desde ese otro carro a las uniformadas. Olitia hizo tripas corazón, sacó la pistola y dos cartuchos. Salió de su carro compacto disparando a las llantas del último carro que apareció.

domingo, 29 de noviembre de 2009